estudios-biblicos.com :: Para uso personal solamente. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización de autor.

estudios-biblicos.com

 

Siete recomendaciones para ser padres y amigos

Siete recomendaciones para ser padres y amigos

Me resulta muy difícil entrabar cualquier conversación con mus hijos”, se quejó Rosaura, tirando la toalla.

Estaba cansada de intentarlo una y otra vez. “No se qué opine, pero personalmente creo que es imposible”, enfatizó.

Y al hablar del asunto concluí con ella en que jamás nadie ha dicho que ser amigo de los hijos y especialmente si están en el período de la adolescencia vaya a ser fácil.

Hay siete consejos sencillos que comparto con usted:

1.- Recuerde siempre que usted piensa distinto que sus hijos.

2.- Asuma que su forma de ver la vida y asumirla, es distinta de la perspectiva que tienen sus hijos.

3.- Sea tolerante. Enojarse no resuelve nada.

4.- No levante la voz ni reaccione con agresividad verbal o física.

5.- No se enfrasque en discusiones y debates. Concierte, concilie, busque puntos comunes.

6.- Razone que autoridad no es imposición.

7.- No se desanime ante los primeros pasos de acercamiento.

Lo que dicen las Escrituras

Hay una octava recomendación que en mi criterio es primera que todas: ore por sus hijos.

Siempre recuerdo que lo hacía Job, siendo él creyente y ellos incrédulos. Asumía su papel protagónico como intercesor: “ Sus hijos acostumbraban turnarse para celebrar banquetes en sus respectivas casas, e invitaban a sus tres hermanas a comer y beber con ellos. Una vez terminado el ciclo de los banquetes, Job se aseguraba de que sus hijos se purificaran. Muy de mañana ofrecía un holocausto por cada uno de ellos, pues pensaba: «Tal vez mis hijos hayan pecado y maldecido en su corazón a Dios.» Para Job ésta era una costumbre cotidiana. ” (Job 1:4, 5. Nueva Versión Internacional)

Observe que pese a la actitud de los jóvenes, el padre antes que reñir con ellos, llevaba esa situación delante de la presencia del Señor en procura de que experimentaran un cambio, y es apenas natural que con ayuda de Dios, nuestro proceso formativo hacia ellos resulta muchísimo más eficaz.

Amistad, principios y valores van de la mano

Los principios y valores se transmiten (Cf. Proverbios 20:7). La Biblia nos enseña que amorosamente debemos sembrar en nuestros hijos esas pautas de vida (Cf. Proverbios 4.1; 7:24; ).

Cuando lo hacemos, en ese marco de diálogo amisto, más que imponerles nuestra autoridad y decirles deben actuar de esta u otra manera, debemos recomendarles líneas de comportamiento que les traerán beneficios presentes y futuros (Cf. Proverbios 12.7; 14.26).

Cuando nos hacemos amigos de nuestros hijos adolescentes, deja sembrados en ellos principios y valores perdurables.

El rey Salomón lo explicó de una manera ejemplar cuando escribió: “Instruye al niño en el camino correcto, y aun en su vejez no lo abandonará.” (Proverbios 22.6, Nueva Versión Internacional)

Al tender puentes de amistad con ellos, les demostramos que no somos los regañones como en otras épocas nos veían, sino que les amamos y deseamos lo mejor para ellos.

No procuramos avergonzarles, cuestionarles ni ofenderles, sino como diría el apóstol Pablo “…para amonestarlos, como a hijos míos amados.” (Romanos 1 Corintios 4:14, Nueva Versión Internacional).

Asumir una posición de choque con ellos, antes que arreglar las cosas, las torna más complejas y van en contravía de lo que recomienda el autor sagrado: “Y ustedes, padres, no hagan enojar a sus hijos, sino críenlos según la disciplina e instrucción del Señor.” (Efesios 6.4; Cf. Colosenses 3.21, Nueva Versión Internacional)

Cuando nos esforzamos por ser amigos de nuestros adolescentes no perdemos autoridad, por el contrario, la ganamos ya que tendremos mayores puntos de coincidencia en los cuales encontrarnos para dialogar y construir una mejor relación.

De paso, podemos edificarlos en amor pero también en disciplina para afianzar en sus vidas principios que resultarán inamovibles.

No olvide, con ayuda del Señor Jesucristo— quien debe reinar en su hogar— la aplicación de la amistad transformará su relación con los hijos e hijas adolescentes con quienes resultaba aparentemente imposible dirigirse palabra.


Léanos en mensajerodelapalabra.comLéanos en bosquejosdesermones.comLéanos en devocionales.comLéanos en selecciondesermones.comLéanos en miiglesia.com

anuncio-YT