estudios-biblicos.com :: Para uso personal solamente. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización de autor.

estudios-biblicos.com

 

Los demonios se metieron hasta en la televisión

Los demonios se metieron hasta en la televisión

Ricardo es un chico de 13 años, aficionado a las películas de terror, que terminó internado en una clínica siquiátrica de Buenos Aires, Argentina, para tratar un cuadro irregular de comportamiento. Se levantaba gritando en las noches. Veía imágenes fantasmagóricas que le robaban la paz.

Se comprobó tiempo después, que era aficionado a ver películas de terror. Un especialista cristiano consultado atribuyó ese hábito como la puerta a través de la cual entraron demonios que procuraban dominar su mente y por tanto, su comportamiento.

Las películas de terror que cobraron mucha fuerza en la década de los setentas y que tuvieron su filme emblemático en El Exorcista, han ido avanzando en elementos alucinantes y que recrean la existencia de demonios, hasta dominar no solo la Internet sino la televisión hoy día.

El reportero Andrés Hoyos Vargas, escribió:
“Aunque siempre ha tenido su espacio en la TV, es ahora cuando ha logrado brillar de manera contundente, mezclando géneros, reviviendo recetas macabras y hasta copiando paso a paso algunos elementos que se convirtieron en hitos en el cine. Por eso, no es casualidad que la quinta temporada de The Walking Dead haya logrado más de 22 millones de seguidores en el estreno de su primer episodio en ese ciclo (contando contenidos de demanda legal a través de internet) relatando, en esencia, la consabida guerra contra una infección zombi. Una trama no tan novedosa, pero que en esta serie ha sabido explorar elementos sociológicos y de una tensión dramática que sobrepasa a las tripas y el exceso de hemoglobina habituales.”(El Tiempo, Colombia. 02/11/2014. Pg. 6)
Este inusitado fenómeno se refleja también con la cuarta temporada de la serie de televisión American Horror Story: Freak Show, del productor Ryan Murphy que, tras la aceptación inicial decidió incluir en su repertorio casas malditas, hospitales psiquiátricos llenos de monstruos y brujas viajando a través del tiempo, antes de convertirse en uno de los mayores éxitos del canal estadounidense FX. En una sola emisión de la serie llega a tener hasta 6 millones de espectadores.

¿Por qué este creciente auge de películas de terror al tiempo que muchas personas evidencian trastornos de sueño, pesadillas, alteración del sistema nervioso, influencia en el comportamiento, posesiones o influencia demoníaca? La respuesta es sencilla: Los demonios se metieron en casa. Y se utiliza una estrategia muy básica pero eficaz: La televisión.

Películas de terror, entrada a los demonios

Quienes ministramos liberación en las personas podemos afirmar sin la menor duda que las películas constituyen otra forma de abrir puertas al mundo de lo oculto y se convierte en un vehículo para el ingreso de demonios en las personas. Las más comunes son la consulta a médiums, brujas, adivinos; asistir a sesiones de espiritismo o de santería; consultar el tabaco, el chocolate, la tabla ouija y algo que muchos pasan por alto: Las relaciones sexuales ilícitas.

La iniciativa de los productores cinematográfico, entre los cuales hay sinnúmero de ocultistas, resulta apropiada porque a través de la televisión pueden entrar de manera inadvertida en los hogares.

Esta sutil invasión es advertida desde hace siglos por las Escrituras cuando, cuando el apóstol Pablo escribió: “Porque los tales son falsos apóstoles, obreros fraudulentos, que se disfrazan como apóstoles de Cristo. `Y no es de extrañar, pues aun Satanás se disfraza como ángel de luz. Por tanto, no es de sorprender que sus servidores también se disfracen como servidores de justicia; cuyo fin será conforme a sus obras.” (2 Corintios 11:13-15)

¿Se manifiesta de inmediato la posesión o influencia demoníaca como consecuencia de ver películas de terror? Generalmente no.

Bob Larson, el afamado ministro de liberación escribe:
“Una de las preguntas más frecuentes que se formulan en el área de liberación es ésta: “¿Puede una persona tener un demonio sin saberlo?”. La respuesta es afirmativa. Es más, cuando las personas me preguntan calmadamente si están poseídas por un demonio, su consulta por lo general es una indicación de que no lo están. Aún cuando los demonios se sientan obligados a desafiar al ministro de liberación mientras se ora por una persona, casi nunca se manifiestan si no se les amenaza.”(Bob Larson. “En el nombre de Satanás”. Editorial Vida. 1996. EE.UU. Pg. 56)
Los demonios entran en las personas, generalmente aficionadas a películas de terror, y no evidencian su presencia inmediatamente sino con el paso del tiempo. Lo que sí es evidente es el comportamiento en su forma de pensar y de actuar. Progresivamente se van dando cambios en quien se encuentra bajo esa calamitosa situación.

Los demonios: Seres malvados y hábiles

¿No le despierta curiosidad que los monstruos de las películas de terror sean cada vez más atemorizantes? Se tornan familiares a niños y adultos. Es la antesala de su aparición a la vida de muchas personas. Les pierden el miedo. Cuando entran a obrar con maldad, las personas los asimilan fácilmente, ya no les despiertan terror.

Los demonios inicialmente fueron seres angelicales, creados por Dios. Cuando Satanás se rebeló, arrastró la tercera parte de los ángeles y fueron arrojados a la tierra.

En las Escrituras leemos que tienen unas características sobrenaturales muy especiales: Fuerza física (Marcos 5:4); pueden influir en curaciones (Apocalipsis 13:12); obran señales maravillosas (Apocalipsis 13:13); pueden llevar a que los objetos inanimados en apariencia tengan voz (Apocalipsis 13:15). Otro elemento es que no tienen límites de espacio (Lucas 8:30)

Los demonios serán juzgados

Aunque tienen relativo poder, tal poder no es ilimitado. Entran a poseer personas o a ejercer influencia en ellos. Recuerde que como ocurrió hace más de cuatro mil años, ellos necesitan corporizarse (Génesis 6:1-4).

Su final es la condenación eterna (Mateo 25:41) porque serán encarcelados en prisiones (Apocalipsis 20:1; 2 Pedro 2:4; Judas 6).

Aun cuando los demonios estén utilizando novedosas estrategias para meterse en las casas y tomar vidas mediante las películas de terror, como cristianos debemos asumir la autoridad que tenemos en Cristo y enfrentarlos, echarlos fuera de aquellos que están poseídos y traer libertad a los cautivos por el poder de Jesucristo.

Es tiempo de actuar, ahora, prendidos de la mano del Señor Jesús.


Léanos en mensajerodelapalabra.comLéanos en devocionales.comLéanos en bosquejosdesermones.comLéanos en miiglesia.com

anuncio-YT