estudios-biblicos.com :: Para uso personal solamente. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización de autor.

estudios-biblicos.com

 

¡Dios desea sanar su vida!

¡Dios desea sanar su vida!

El propósito eterno de Dios es que experimentemos una vida sana, en lo físico y lo espiritual.

Así lo leemos en Jeremías 33:6:

"He aquí que yo les traeré sanidad y medicina; y los curaré, y les revelaré abundancia de paz y de verdad."

La enfermedad para nosotros, no es ni será nunca la voluntad de Dios.

De hecho, en los evangelios de Mateo, Marcos, Lucas y Juan, encontramos que buena parte del ministerio del Señor Jesucristo se orientó a quienes padecían de alguna dolencia:

"Y recorriendo toda la tierra de alrededor, comenzaron a traer de todas partes enfermos en lechos, a donde oían que estaba. Y dondequiera que entraba, en aldeas, ciudades o campos, ponían en las calles a los que estaban enfermos, y le rogaban que les dejase tocar siquiera el borde de su manto; y todos los que le tocaban quedaban sanos.” (Marcos 6: 55, 56| RV 60)

Decir que aceptamos la voluntad de Dios cuando enfermamos o, que nos resignamos, es desconocer la naturaleza de Aquél que nos creó.  Esa no es la actitud que debe asumir un hombre o una mujer avivados por la fe.

Dios prometió a Su pueblo:

"Yo soy el Señor su Dios. Si escuchan mi voz y hacen lo que yo considero justo, y si cumplen mis leyes y mandamientos, no traeré sobre ustedes ninguna de las enfermedades que traje sobre los egipcios. Yo soy el Señor, que les devuelve la salud”. (Éxodo 15:26)

Si proclamamos creer en Aquél que hizo el universo, es necesario que lleguemos a la firme convicción de que Él obrará un milagro en nosotros, y en aquellos seres que amamos y por quienes intercedemos.

Otros versículos que hablan sobre la sanidad divina y que le invitamos a leer, son los siguientes:
  • Salmos 103:1-3
  • Salmos 107:19-20
  • Proverbios 4:20-22
  • Isaías 53: 4, 5
  • Mateo 10:7-8
  • Marcos 10:51-52
  • Santiago 5:14-15
  • 1 Pedro 2:24
  • Apocalipsis 21:4
Nuestro Dios es un Dios de poder ilimitado. Desea bendecirnos en todas las áreas de nuestra existencia.

Vuelva hoy su mirada a Él y declare y crea en ese milagro que tanto necesita, y que incluye la sanidad física y espiritual.


Léanos en mensajerodelapalabra.comLéanos en bosquejosdesermones.comLéanos en devocionales.comLéanos en selecciondesermones.comLéanos en miiglesia.com

anuncio-YT