estudios-biblicos.com :: Para uso personal solamente. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización de autor.

estudios-biblicos.com

 

Transfórmese en una vasija útil en manos de Dios

Transfórmese en una vasija útil en manos de Dios

Millares de personas en todo el mundo desean ser utilizadas por Dios de una manera poderosa. Un gran anhelo, sin duda. Sin embargo, en su vida personal y espiritual levantan enormes barreras. Pueden ser las ideas preconcebidas con las que llegan a los caminos del Señor. También, aquellos patrones de conducta a los que no quieren renunciar.

Pero, ¿es posible que seamos instrumentos que ejerzan influencia en el Reino? Por supuesto que sí. Le invitamos a considerar unos pasos sencillos que encontramos en la Biblia. Aprenderlos y ponerlos en práctica, imprimirán una transformación profunda y duradera en su existencia.

1.- Escuche el llamado de Dios

Puede que a su alrededor haya millares de personas, pero no todas ellas serán utilizadas por el Señor Jesús. Es imprescindible que, quienes tienen propósito de cambio y crecimiento, sean sensibles a la voz de Dios. Es lo que hicieron los rústicos pescadores de Galilea cuando los llamó el Maestro. No lo pensaron dos veces. Se fueron tras sus pasos (Lea Marcos 3:13-19)

2.- Vaya al taller del alfarero

En sus fuerzas resulta imposible cambiar. Quizá lo ha intentado muchas veces. Otra probabilidad es que no admita que falla. Es necesario, en primer lugar, que haga un alto en el camino, y en segundo lugar, que vaya donde el alfarero que es nuestro amado Dios. Eso fue lo que le llamó el Señor a que hiciera Jeremías:

"Palabra de Jehová que vino a Jeremías, diciendo: Levántate y vete a casa del alfarero, y allí te haré oír mis palabras. Y descendí a casa del alfarero, y he aquí que él trabajaba sobre la rueda." (Jeremías 18:1-3|| RV 60)

No siga luchando en sus fuerzas. Permita que Dios le imprima esos cambios que necesita.

3.- Derribe los paradigmas de vida

Por años hemos aprendido antivalores que es necesario derribar. Son paradigmas que nos impiden avanzar y crecer en la relación con Dios.

Una es nuestra vida como la estamos viviendo hoy, lo cual no significa que esté en la voluntad del Padre:

"Y la vasija de barro que él hacía se echó a perder en su mano..." (Jeremías 18:4 a||RV 60)

Lo que estamos aplicando, producto de las enseñanzas recibidas, a veces se convierte en un lastre que nos moldea para el fracaso. Pese a ello, hay un modelo diseñado por Dios, para que podamos desarrollar nuestras máximas potencialidades.

4.- Vivir conforme a la voluntad de Dios

Solamente experimentaremos cambio y transformación duradera, cuando renunciemos a nuestra forma de pensar y actuar conforme a los lineamientos de la mundanalidad, y nos sometamos a nuestro Creador. Es necesario dejarnos tratar por Él.

En la parábola del alfarero leemos:

”... y volvió y la hizo otra vasija, según le pareció mejor hacerla." (Jeremías 18:4 b||RV 60)

Cuando caminamos conforme a la voluntad de Dios, Él nos lleva a un nuevo nivel.

5.- Si se decide, su vida será diferente

Basta que usted de un paso adelante y tome una decisión. Ríndase a Dios. Él hará de usted la persona que, desde los orígenes de la humanidad, ha querido que usted sea.

En la Palabra leemos:

"Entonces vino a mí palabra de Jehová, diciendo: ¿No podré yo hacer de vosotros como este alfarero, oh casa de Israel? dice Jehová. He aquí que como el barro en la mano del alfarero, así sois vosotros en mi mano, oh casa de Israel." (Jeremías 18:5, 6 || RV 60)

Nuestra existencia necesita ser renovada. Si nos sometemos al Creador, esos cambios se producirán.

Tenga presente lo que enseñó el Señor Jesús:

"Y Jesús les respondió: Mi Padre hasta ahora trabaja, y yo trabajo." (Juan 5:17|| RV 60)

Él no se detiene. Le ofrece una nueva oportunidad. Recíbalo en su corazón como su único y suficiente Salvador. Es el paso necesario para que Él pula todo su ser y lo convierta en una vasija útil en Su obra,


Léanos en mensajerodelapalabra.comLéanos en bosquejosdesermones.comLéanos en devocionales.comLéanos en selecciondesermones.comLéanos en miiglesia.com