estudios-biblicos.com :: Para uso personal solamente. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización de autor.

estudios-biblicos.com

 

Siete beneficios de la risa

Siete beneficios de la risa

La risa se contagia, así como el mal humor. Haga un sencillo experimento: llegue a su hogar con una sonrisa y procure hacer reír a todos. Comprobará que el ambiente cambia definitivamente.

Los científicos consideran que una persona gozosa, se ríe al día al menos diez minutos. Quienes lo hacen más, están experimentando un estado anímico muy bueno que se refleja en su buena salud, e incluso, en la forma como mantienen buenas relaciones interpersonales.

Permitir que el gozo anide en nuestro corazón y que podamos expresar esa alegría con risa, libera nuestras emociones y nos predispone para salir victoriosos de cualquier situación. Los especialistas coinciden en citar 7 beneficios de reír durante el día:

1.- Nos ayuda a enfrentar los problemas de una manera diferente

2.- Contribuye a mantener una sensación de felicidad

3.- Mantiene activado el cerebro

4.- Contribuye a una buena salud mental

5.- Produce relajación en el cuerpo

6.- Ayuda a quemar más calorías que el ejercicio

7.- Elimina barreras y nos acerca a las personas

El Dios que amamos, ese mismo Dios de amor que nos creó, es un Dios de alegría. El gozo y la felicidad están presentes en todas las páginas de la Biblia. Cuando reímos, estamos haciendo vivo en nosotros el propósito del Señor en el sentido de que experimentemos plenitud.

Si de algo debemos contagiar a nuestra felicidad, es de alegría. Si nos asalta un mal momento, debemos pedir a Dios que traiga a nuestra vida entusiasmo, fe, optimismo y ganar de vivir. Alegría. Una palabra pequeña que encierra mucho para nuestra existencia.

El rey David acudía a Dios cuando lo asaltaba la tristeza; por ese motivo escribió: “Cuando en mí la angustia iba en aumento, tu consuelo llenaba mi alma de alegría.” (Salmos 94:19. NVI)

Traiga alegría a su familia, la misma alegría que Dios pone en nuestros corazones. Si atraviesa un mal momento, pídale a Dios el gozo que necesita y que reflejamos a través de la risa.

Si aún no ha recibido a Jesús como Señor y Salvador, es hora de abrirle las puertas de su corazón. Podemos asegurarle que no se arrepentirá. Cristo trae cambio y crecimiento a nuestras vidas.


Léanos en mensajerodelapalabra.comLéanos en bosquejosdesermones.comLéanos en devocionales.comLéanos en selecciondesermones.comLéanos en miiglesia.com